Basilio Astulez: “En los coros se produce el milagro de relacionar personas que de otra manera nunca compartirían vivencias”

Fresco, innovador y con una gran capacidad de captar la atención de los coralistas y alumnos. Así es Basilio Astulez, profesor de canto coral y director que durante los últimos días ha impartido en el Auditorio de Tenerife el taller Crecer cantando, una formación de doce horas totalmente gratuita, promovida por la Red de Coros de Tenerife y destinada a mejorar los ensayos, repertorios y formas de enseñanza de coros infantiles y juveniles. A través de ejercicios físicos, vocales y reflexiones personales; Astulez ha ofrecido a más de cincuenta directores, coralistas y docentes de las Islas herramientas para poner en marcha sus proyectos corales.

Conocedor de lo que una actividad como el coro puede suponer en las personas, durante sus clases se suceden los consejos y anécdotas; en las que nos hace pensar en cómo el coro produce “el milagro de relacionar personas que de otra manera nunca compartirían nada, cantando en la misma cuerda con años de diferencia” o del “privilegio, casi mágico” de poder tener la música, ese bien que a menudo se considera prescindible, en el día a día. Se entusiasma Astulez hablando de la calidez humana que emana de proyectos como la Escuela Coral, con la que trabajó durante los pasados jueves y viernes, y resalta que “la importancia de los proyectos corales que está sacando adelante Tenerife 2030 es total y ahora más que nunca”.  Basa su respuesta en lo bonito de compartir la música: “las redes sociales le están ganando terreno a las redes humanas; es muy importante asociarse, estar en contacto, enriquecerse y compartir con otras personas. Todos tenemos que ganar cuando salimos de nuestro lugar aislado y nos encontramos con amigos y compañeros con los que compartimos este amor”.

Un amor que él traslada a los coralistas tanto desde la técnica vocal como desde la expresión corporal, a la que da vital importancia en sus ensayos; sesiones que también compartió con el Coro Juvenil de Auditorio de Tenerife, al que pone el título de “gran embajador del trabajo coral que se está haciendo no sólo en la Isla, sino en toda Canarias”. Su formación, según el director, es “otro pequeño milagro”, ya que “deben confluir muchos factores para que un grupo como este pueda emerger, y hacerlo con la calidad que ha demostrado. Se trata de un grupo muy receptivo, con muchas posibilidades, muy joven y en constante evolución al que se le augura un gran futuro”.

Este domingo concluyó un trabajo intenso de cuatro días con la Escuela Coral, Red de Coros y Coro Juvenil de Auditorio de Tenerife; pero no será la última vez que compartamos momentos corales con Basilio Astulez este año, ya que formará parte del equipo docente del II Campamento Coral, que se celebrará entre el 1 y el 5 de julio en el I.E.S. La Laboral de La Laguna. Para esta cita, promete seguir innovando en las formas de trabajar, “con una serie de piezas enlazadas que al final compondrán una sola pieza de entre quince y veinte minutos”. Durante el verano nos ofrecerá, además, la gira por Tenerife de Kantika Korala, la formación coral que fundó y dirige, compuesta por 50 jóvenes entre 10 y 18 años. “Es un proyecto que me hace muchísima ilusión y estamos preparando un repertorio que va desde lo clásico hasta la música vasca, pasando por piezas de países como Singapur, Marruecos, Gran Bretaña o Escandinavia o los países bálticos; con un fuerte componente físico, que hace del lenguaje corporal la principal seña de identidad del Coro”.

La próxima actividad formativa de la Red de Coros, promovida por el área Tenerife 2030 de Cabildo de Tenerife, traerá a las aulas de Auditorio a Pedro Teixeira, en un taller de Interpretación totalmente gratuito que culminará con un concierto en el Casino de Tenerife, en el próximo mes de marzo.

Etiquetas: Noticias