Postura y actitud del director de coro - La tempestad y el faro

¿Estás practicando dirección coral? Quizás te dejes llevar por la música y cantes, muevas tus brazos y tu cuerpo al ritmo de la música, creyendo que tu énfasis en el movimiento ayudará al coro a dar tensión y dramatismo a la pieza. Según el director portugués Paulo Vassalo, se trata de un error y una actitud a evitar.
El director debe ser capaz de ser simplemente un indicativo y dejar protagonismo al coro, evitando cantar la obra que está dirigiendo y, sobre todo, conservando la postura para que las indicaciones sean claras en momentos en los que la obra adquiere tensión o velocidad.



Para poner un ejemplo visual, Vassalo compara al director con un faro y al coro con el mar: cuanto más brava esté la mar, más necesitará la referencia del faro. De esta manera, cuando más rápida o más tensión encontramos en la melodía, más calmado debe estar el director para servir como referencia y que todos los miembros del coro mantengan la velocidad e intensidad adecuadas para la pieza.

En este mismo sentido, el Centro de Documentación Musical de Andalucía alude en su Manual de Dirección a la importancia del autocontrol y a la necesidad de efectuar ejercicios de relajación antes de un ensayo o concierto:

"La relajación debe formar parte de la preparación próxima del director para el acto de dirigir siempre; pero esta exigencia se hace más imperante para el concierto que para el ensayo; más con un programa de estreno que con uno de repertorio común; más en un teatro importante con un auditorio exigente que en un concierto didáctico para estudiantes; más si el director se considera afectado por alguna de las circunstancias vitales antes esbozadas que si se encuentra en situación de normalidad psicoafectiva. Presentarse ante unos intérpretes, ante un público, para mostrar una obra de arte, en un estado de conflictividad del tipo que sea, no sometida a control, es un riesgo que no se puede permitir nadie que se llame mínimamente director".

Un ejemplo perfecto es el maestro japonés Kent Nagano, célebre por su calma en los momentos álgidos de las piezas que dirige

 https://youtu.be/E4j4ybO2PlE

Paulo Vassalo Lourenço, director portugués de prestigio internacional, compartió estos y otros consejos en una masterclass de la primera edición del Curso de Dirección de Coro; formación organizada por la Red de Coros de Tenerife y el equipo Cantemus de la Universidad Carlos III de Madrid.

Etiquetas: Formación